Si la resolución sólo hablaba de “exclusión aérea”, ¿por qué bombardean cada noche las posiciones del ejército libio?

Se supone que como máximo se deberían haber limitado a destruir aviones y aeropuertos. – Domingo.27 de marzo de 2011 – 73 visitas

Cada vez está más claro que los ataques de la “coalición internacional”/OTAN no pretenden impedir ninguna supuesta masacre (realidad ésta que cada día que pasa parece más bien inventada como pretexto) ni tampoco impedir bombardeos de la aviación sobre la población civil (objeto de la exclusión áerea) o incluso sobre objetivos militares.

Para cumplir tal cosa bastaría con derribar cualquier aeronave de Gadaffi que se atreviese a despegar. Incluso extremando mucho el mandato de la resolución de la ONU, con carácter preventivo hubiese bastado con destruir esos aviones en tierra. Sin embargo los ejércitos occidentales con la excusa de la exclusión aérea se dedican a ser parte completamente activa en la guerra constituyéndose en la aviación del bando que desean que salga victorioso del conflicto. Es decir, la facción del ejército y de la administración del estado que se ha alzado contra Gaddafi.

Cada noche los aviones yanqui-europeos machacan instalaciones militares, armamento y tropas libias (más algún misil que se escapa a zonas civiles). Con ello ayudan al ejército insurgente a avanzar con el fin de obtener el control final del país. A estas horas los únicos bombardeos con víctimas civiles los practica la OTAN, y la mayoría de asesinatos de opositores los practican los militares insurgentes. No es que Gaddafi sea un santo, pero a cada cual lo suyo.

Todo ello ocurre legitimado por un manto de mentiras y confusiones sembradas por los dirigentes políticos occidentales con ayuda de sus periódicos y medios de comunicación. Hoy por hay han millones de personas engañadas que aún creen que Gadaffi está practicando una inmensa masacre de civiles solo detenida gracias a las operaciones militares de la coalición primermundista. Como en Iraq. Como en Afganistán. Como en Kosovo. Como en tantas guerras colonialistas en las que se han acostumbrado a repetir guión, la desinformación masiva precede a la intervención armada en defensa de inconfesables intereses. Nota de Tortuga.

Aquesta entrada ha esta publicada en ANTIMILITARISME. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s