Entregan medallas a varios militares españoles por matar resistentes afganos en operaciones de castigo y venganza

Premios a la bestialidad, la deshumanización y la sinrazón. – Sábado.15 de enero de 2011 – 370 visitas – 5 comentario(s)

Porque, entre otras cosas, recordemos que estos señores (y señoras) no están allí defendiendo nada suyo, ni siquiera esa cosa tan abstracta llamada “patria”. Defienden puros y duros intereses económicos de algunas grandes compañías, mayormente norteamericanas como estamos descubriendo últimamente. No lo hacen por altruísmo sino a cambio de dinero, y su actividad bélica no se realiza con la valentía que pretenden premiar esas medallas, sino desde una cobarde y nada honorable desigualdad tecnológica la cual, más que guerreros, les convierte en prácticamente matarifes de sus enemigos.

Por cierto, nótese por las graduaciones de los “premiados” que, para recibir condecoraciones en esta guerra, hace falta tener algún tipo de mando. Seguramente se considera que para los soldados que también disparan y matan afganos (y son los que más bajas sufren en combate), con el sueldo que se les paga es suficiente. Nota de Tortuga.

Diez militares recibieron el pasado 10 de enero cruces con distintivo rojo. Todos ellos acreditaron su valor en varios combates con fuerzas talibanes en el año 2009.

Defensa otorga medallas «de guerra» a 10 soldados por combates en Afganistán

Cuatro condecorados abatieron a trece talibanes después de que estos hirieran a un compañero suyo.

Diego Mazón

Madrid- No son los primeros ni serán los últimos, pero sus actos no suelen trascender más allá de las páginas del Boletín Oficial del Estado y de la lógica admiración de sus compañeros de armas. Son los héroes de la guerra de Afganistán, que no reciben publicidad del Ministerio de Defensa ni son condecorados en actos de trascendencia informativa. Las cruces con distintivo rojo saltan a los titulares cuando el que la recibe lo hace a título póstumo, pero los hay que las reciben en vida por haber acreditado valor ante el enemigo.

Los últimos diez fueron reconocidos el pasado 10 de enero. Sus nombres aparecían en el BOE. Ocho miembros del Ejército de Tierra (cruces al Mérito Militar con distintivo rojo), uno de la Armada (cruz al Mérito Naval con distintivo rojo) y uno del Aire (cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo rojo). Cinco capitanes, un teniente, tres sargentos y un cabo que se encontraron frente a frente con los talibanes, les combatieron y les hicieron huir.

El capitán Iván San Miguel, los sargentos Antonio Chincoa, Carlos Rachid Gómez y José Enrique Serantes y el cabo Marco Álvarez se encontraban de patrulla el 2 de septiembre de 2009 en la zona del problemático paso de Sabzak, al sur de Qala-i-Now, cuando sufrieron una emboscada. En medio del combate, una bala rebotada impactó en la pierna del sargento Serantes. Sus compañeros hicieron huir a los insurgentes y evacuar al herido. Al día siguiente, su compañía salió en busca de los atacantes y abatió a trece de ellos mientras el resto huía. Su acción, manteniendo varias horas el combate, mereció el valor acreditado y la máxima condecoración que se concede hoy en día.

Los capitanes Fresneda y Martín Calvo también combatieron, y demostraron sus dotes de mando, en la localidad de Sangh Atesh, en las mismas fechas. En esa localidad se encontraba el primer puesto avanzado del contingente español, particularmente castigado en otoño de 2009. En esa posición demostró su valor el capitán Antonio Muñoz Galdeano, de la Jefatura de Tropas de Montaña, que relevó al Mando de Canarias, al que pertenecían los anteriores condecorados. Otro combate de su compañía contra los talibanes y otro capitán que demostró, en una situación difícil, « dotes significadas de mando, serenidad o iniciativa frente a fuerzas hostiles», tal y como recoge el reglamento de recompensas militares.

El teniente de Infantería de Marina Lorenzo Vingut Harrington se encargaba en una patrulla del guiado del apoyo aéreo. La emboscada que sufrieron en abril de 2009 le supuso poco después una citación como distinguido en la Orden General. Ahora, recibe la cruz al Mérito Naval con distintivo rojo después de que, en medio del ataque talibán, descendiera de su vehículo y con su fusil hiciera frente al enemigo.

De las mismas funciones se encargaba el capitán del Ejército del Aire Carlos Javier Martín Traverso, y el mismo valor acreditó en una situación similar, según ha podido saber este periódico de fuentes militares.

Esta condecoración se otorga a quienes mueren por acciones del enemigo o a quienes acreditan valor o especiales dotes de mando e iniciativa en operaciones frente a fuerzas hostiles. Es, en tiempos de paz, la máxima condecoración que se otorga.

Valor acreditado

J. E. Serantes
Sargento. Mando de Canarias. El sargento patrullaba con su compañía por el problemático paso de Sabzak cuando fueron emboscados por talibanes. Una bala rebotada le alcanzó en la pierna. Pese a todo, el militar quiso permanecer con sus compañeros de unidad tras recibir el alta en el hospital de la base de Herat.

Iván San Miguel
Capitán. Mando de Canarias. Jefe de la compañía del sargento herido. Su misión era despejar el paso de Sabzak de presencia talibán para mantener abiertas las vías de comunicación entre Herat y Qala-i-Now. Su compañía fue a buscar a los insurgentes al día siguiente de que éstos hirieran a Serantes. Abatieron a trece enemigos.

Antonio Muñoz Galdeano
Capitán. Jefatura de Tropas de Montaña. Muñoz Galdeano relevó a los dos anteriores en la localidad de Sangh Atesh. Durante los meses de septiembre a diciembre de 2009 (él estuvo desplegado desde noviembre), el contingente tuvo que repeler constante ataques por parte de los insurgentes. Había recibido el distintivo de operaciones de mantenimiento de la paz por la misión de Kosovo en septiembre de 2010 y la medalla OTAN No-artículo 5 ISAF por la misión en Afganistán en marzo de 2010.

Marco Álvarez
Cabo. Mando de Canarias. Perteneciente a la compañía del capitán San Miguel, demostró un notable valor en el combate contra los talibanes que emboscaron a la columna el 2 de septiembre de 2009 y participó en la operación del día siguiente para la captura de los mismos.

Miguel Ángel Fresneda
Capitán. Mando de Canarias. Su compañía fue la encargada de repeler un ataque en la localidad de Sangh Atesh, al norte de Qala-i-Now, lugar donde las tropas españolas situaron su primer puesto avanzado para ganar terreno a los talibanes al norte de la base principal y cortar las vías de distribución a Turkmenistán del narcotráfico.

Alberto Martín Calvo
Capitán. Mando de Canarias. Demostró no sólo valor sino dotes de mando y serenidad en un combate con talibanes en la misma localidad que su compañero. El 21 de septiembre de 2010 ya había recibido el distintivo de mérito de operaciones de mantenimiento de la paz por la misión en Afganistán.

Carlos Rachid Gómez
Sargento. Mando de Canarias. Compañero de Serantes, el sargento Gómez fue emboscado en el mismo paso de Sabzak. Al día siguiente, tras caer herido su homólogo, toda la compañía fue en busca de los talibanes.

Lorenzo Vingut
Teniente. Infantería de Marina. Encargado del guiado de los aviones de apoyo aéreo, bajó de su vehículo e hizo frente junto a su compañía a los talibán con su fusil ante la imposibilidad de que llegaran los aviones. Ya había recibido una citación como distinguido en la Orden General de la Armada.

Antonio Chincoa
Sargento. Mando de Canarias. Perteneciente a la compañía del capitán San Miguel y compañero del sargento Serantes, participó tanto en el combate del 2 de septiembre de 2009 como en la operación que se desarrolló al día siguiente para buscar a los talibanes que les habían atacado en el problemático paso de Sabzak.

Carlos Javier Martín
Capitán. Ejército del Aire. Al igual que el teniente de Infantería de Marina, formaba parte de un equipo de guiado de los aviones de apoyo aéreo. Emboscado con su compañía, tuvo que hacer frente varias horas a un ataque talibán sin que se produjeran bajas en las filas españolas.


Las medallas son chapas de hojalata.
Las banderas son trapos de colores.
En la guerra moriréis por su dinero.
En la guerra moriréis por su interés.

LPR

Aquesta entrada ha esta publicada en ANTIMILITARISME, EL MÓN. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s