Tres años de cárcel a un militar de Rabasa (Alacant) por tráfico de drogas

Las habas que se cuecen en el cuartel. – Domingo.21 de noviembre de 2010 – 31 visitas

La Audiencia descarta que el acusado vendiera los estupefacientes dentro del acuartelamiento

J. A. M.

La Audiencia Provincial ha condenado a tres años de prisión a un militar de Rabasa por tráfico de drogas, según la sentencia hecha pública ayer. El fallo de la Sección Tercera no ha considerado acreditado en cambio que el acusado, de iniciales F. D. A., vendiera estupefacientes en el interior del acuartelamiento. El procesado se conformó con la acusación durante el juicio a cambio de una rebaja en la condena. La droga que se le intervino eran pequeñas cantidades de cocaína para su venta al menudeo en la ciudad. En esta causa no había otros implicados.

Los hechos se remontan al año 2008, donde las fuerzas de seguridad estuvieron investigando al acusado durante los meses de marzo y abril, ante la sospecha de que podía estar dedicándose al tráfico ilícito. Éste trabajaba como militar profesional del cuartel de Rabasa. El fallo considera probado que el procesado tenía un piso alquilado en el que se dedicaba al tráfico ilícito cuando estaba fuera del cuartel y que usaba para pernoctar.

La operación que culminó con el arresto del militar se desarrolló el 13 de abril de 2008, una noche en la que éste contactó fuera del acuartelamiento con un hombre de nacionalidad británica para entregarle dos envoltorios con apenas un gramo de cocaína, para lo que ambos fueron a la citada vivienda. Ante la sospecha de que el interior del inmueble podrían encontrarse más cantidades de droga, las fuerzas de seguridad pidieron una orden de registro en el juzgado de guardia, que fue concedida al día siguiente.

La droga estaba oculta en una caja fuerte, varios trozos de cocaína cuyo peso era de unos 70 gramos. Allí se hallaron también diversos utensilios para preparar las dosis de la sustancia, así como una hoja con diversas anotaciones sobre las cantidades vendidas. También fueron intervenidos 29 cartuchos del calibre 5,56 mm y otros 23 de 9 mm parabelum.

La sentencia considera probado que la droga estaba destinada para la venta a terceras personas y habría alcanzado en el mercado ilícito un valor de 3.637,43 euros. Por ello, se le ha condenado a una pena de tres años de cárcel por un delito contra la salud pública, así como el pago de una multa de 4.000 euros. El procesado tendría que cumplir un día de cárcel por cada 100 euros impagados. La Fiscalía accedió a que el procesado tuviera una pena correctora después de que éste se mostrara conforme con todas las acusaciones. El hombre sólo estuvo encarcelados los tres días que estuvo detenido a la espera de pasar a disposición judicial. Desde entonces, ha estado en libertad provisional por esta causa. Al ser la pena de cárcel impuesta superior a los dos años de cárcel, el acusado tendría que ingresar en prisión para cumplir.

Aquesta entrada ha esta publicada en ALACANT, ANTIMILITARISME. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s