El gobierno de los GAL se vanagloria ahora de su terrorismo de Estado

Mister X y sus amigotes rememoran sus vivencias y esperan ya ansiosos las medallas…
Kaos. Derechos Humanos | Para Kaos en la Red

La casualidad, o tal vez la causalidad, que con España de por medio nunca se puede llegar a saber cuándo es una cosa y cuando la otra, han querido que se junten en un mismo tiempo el archivo judicial del caso por la muerte de Mikel Zabalza, cuyos asesinos van a quedar impunes, con una oleada de declaraciones de los principales responsables del gobierno de los GAL, que ahora, con todos los inculpados por aquello en libertad, y pasado el prudencial tiempo político que estos asuntos requieren, parecen estar dispuestos a reivindicar y vanagloriarse de su macabro legado.

Primero fueron las declaraciones del Señor Felipe González, donde abiertamente reconoce que tuvo sobre la mesa la posibilidad de autorizar una ya programada acción de Terrorismo de Estado contra la cúpula de ETA, como el que habla de ir a jugar una partida de dominó.

Ahora, uno de los juzgados y condenados por aquellos lamentables hechos de terrorismo de Estado, Rafael Vera, afirma, sin ruborizarse, que “esas cuestiones” entraban dentro del orden de la “gobernabilidad” en aquellos tiempos.

Pasado el tiempo, pues, los principales artífices de todo aquello -de lo que, obviamente, jamás se han arrepentido- parecen que comienzan hasta a perder la vergüenza pública para hablar de todo lo sucedido en las cloacas del Estado en aquellos días.

Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) fue una organización terrorista de Estado creada, en la clandestinidad, por funcionarios del gobierno español para, supuestamente, combatir a la organización armada vasca ETA. En la práctica fue algo muy diferente: Una chapuza terrorista que se llevó por delante la vida de multitud de inocentes, que nada tenían que ver ni con ETA ni, en muchos casos, con la izquierda abertzale.

Los secuestros y posteriores asesinatos de Joxe Antonio Lasa y Joxe Ignacio Zabala en octubre de 1983, asesinados y enterrados en cal viva, y el secuestro de Segundo Marey, en 1984, marcaron el inicio de los GAL, una etapa de guerra sucia donde el estado español mostró su verdadera cara, esa misma que arrastra desde el franquismo y que nunca ha llegado a perder del todo.

GAL fue financiado y protegido por personas pertenecientes al Ministerio del Interior de España durante el gobierno de Felipe González. Sin embargo, el PSOE siempre negó toda responsabilidad respecto a la existencia de los GAL, condenando, de cara a la galería, sus crímenes y González nunca fue acusado formalmente en un tribunal por estos hechos, a pesar de todos los indicios que apuntaban directamente hacia él como gestor y amparador de las operaciones. Ahora, sin embargo, parece que le va llegando el momento de querer ponerse la medalla que seguramente piensa que le corresponde.

Esta organización actuó principalmente en Euskal Herria, sobre todo en el lado bajo soberanía del estado francés. GAL estuvo activo desde 1983 hasta 1987. Asesinó en total a 27 personas que hayan sido reconocidas de manera oficial, aunque otras fuentes elevan estas cifras hasta más de cincuenta personas asesinadas.

En 1987 comenzó su desarticulación con las detenciones del francés Jean-Philippe Labade, cuatro ciudadanos portugueses y los policías españoles José Amedo y Michel Domínguez, condenados éstos a 108 años de cárcel 1991.

A partir de 1994 el caso cobró gran relevancia política al verse implicados en las investigaciones altos cargos del ministerio de Interior, entre ellos el ex ministro José Barrionuevo y el que fuera director de la Seguridad del Estado, Rafael Vera; ambos fueron condenados en 1998 en relación con el secuestro de Segundo Marey, la primera acción asumida por los GAL como tal. Vera es ahora otro de los que, pasado el tiempo, parece que quiere ponerse su medalla.

Tantos los unos como los otros hace mucho tiempo que están en libertad. Para ellos no ha habido doctrina Parot ni otros subterfugios legales que tanto gustan al poder judicial español, y a las asocaciones de víctimas españolas, cuando de aplicar la ley sobre los condenados por militar en ETA se trata.

Ahora además, al parecer, llegado a este punto de desmemoria colectiva, consumada ya la injusticia de ver como los responsables directos e indirectos de todos aquellos aberrantes hechos están en libertad, ha llegado el momento de empezar a reivindicar su legado, ante unos hechos que, como es bien sabido, la inmensa mayoría de los ciudadanos españoles nunca condenaron ni criticaron. Una etapa negra que para muchos no lo fue tanto.

Mister X y sus amigotes rememoran así sus vivencias y esperan ya ansiosos las medallas.

Kaos. Derechos humanos

Aquesta entrada ha esta publicada en ESTAT ESPANYOL, EUSKAL HERRIA. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s