Los mossos de Saura (ICV-EUiA) secuestraron durante más de dos horas a manifestantes de la CGT contrarios al Papa

Los mossos retuvieron ilegalmente a la salida de la sede de CGT a unos militantes que iban a manifestar tranquilamente contra el Monarca Nazinger, todavía más autoritario y inquisidor que el Borbón
Txema Bofill | Para Kaos en la Red |

El sábado 6 de noviembre, el día de la llegada del Papa, a las 3 del mediodía había  un dispositivo policial increíble:  más cien mossos y unos 20 carros aparcados indebidamente en Vía layetana. Los mossos iniciaron las tensiones al impedir que un pequeño grupo de  militantes con banderas anarcosindicalistas  cruzaran  un semáforo en verde en vía layetana  para ir a concentración pícnic a la plaza de la catedral.  Los periodistas y  mossos y algunos manifestantes ya estábamos en la plaza de la catedral. Tuvimos que regresar  a vía layetana donde los mossos de manera arbitraria habían cercado y retenido  de manera ilegal  a los compañeros que venían de la sede de la CGT. Los mossos  nos cercaron y apresaron formando tres anillos de mossos, y nos tuvieron presos en un espacio muy reducido,  en la acera  de Layetana con la plaza Maura. Para completar el absurdo y surrealismo, los mossos cortaron y ocuparon  toda la vía layetana en las dos direcciones,  sin otra razón sensata que lo  hubiera mandado algún superior retorcido.  Quizás fue un arrebato estratégico  de Saura que se tomó alguna pastilla de más para proteger al Monarca del Vaticano,  y, para curarse en salud, mandó a vía layetana más policía que el día 29-S. Saura y demás ignorantes deberían saber que a la hora de comer no se convocan manifestaciones masivas, al menos en Catalunya.

Entonces, primero  hay que aclarar que fueron los mossos, y no los manifestantes, quienes cortaron y ocuparon la vía layetana durante varias horas. Insisto en ello porque alguna prensa  lo ha explicado al revés afirmando que  los manifestantes de la CGT cortaron la calle y ocuparon la vía pública.

AFP ha informado del descomunal dispositivo para unos pocos manifestantes: “un fuerte dispositivo policial fue desplegado en torno a la catedral barcelonesa, como pocas veces se recuerda en otros acontecimientos de magnitud internacional, como las cumbres durante la presidencia europea o, incluso, los Juegos Olímpicos de Barcelona.”.

Estos mossos, y sobretodo sus sus amos, violaron en poco tiempo  derechos esenciales y humanos, que imperan en los países civilizados desde hace dos siglos:

el derecho a la libre circulación, el derecho a no ser retenido , ni secuestrado por gente armada sin estar informado de que se nos acusa y cuantas horas nos van a tener retenidos ilegalmente, el derecho a no ser detenido sin permiso judicial, el derecho a no ser discriminado por ideas políticas y a disfrutar de la calle igual que los devotos del Papa y del gobierno, el derecho a ser respetado y a no ser exhibido públicamente como detenido, y sobretodo el derecho a no ser criminalizado por denunciar los abusos del poder.

Los superiores de los mossos se comportaron como unos prepotentes y rematados ignorantes, pues debían saber que se trataba de un pícnic protesta entre amigos confederales que salían de una reunión de sindicato.

Aquesta entrada ha esta publicada en PP.CC.. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s