La democracia burguesa alimenta el fascismo.

Los CJC del País Valencià y el Comité de País Valencià del PCPE manifiesta: Nuestra denuncia de los hechos ocurridos en el transcurso de la manifestación convocada el pasado 9 d’Octubre.
PCPE-País Valencià

Los CJC del País Valencià y el Comité de País Valencià del PCPE manifiesta:

Nuestra denuncia de los hechos ocurridos en el transcurso de la manifestación convocada el pasado 9 d’Octubre. Cuando 6 jóvenes (3 militantes de los CJC y 3 militantes de la CAJEI) fueron agredidos cuando la manifestación avanzaba por la calle Colón y éstosse disponían a preparar el equipo de sonido de la manifestación. En ese momento en el Parterre, estaba convocada una concentración del GAV (Grup d’Acció Valencianista), con un evidente carácter fascista. A medio montaje del equipo un grupo de alrededor de 30 personas armadas (miembros muchos de Yomus, peña ultra del Valencia C. de F.) con porras extensibles, cuchillos y hebillas todos ellos participantes de dicha concentración corrieron hacia la furgoneta donde se hallaba el equipo donde dos camaradas se encerraron mientras el resto pudo escapar. Cuando empezaron a romper las ventanillas de la furgoneta los dos camaradas abrieron la puerta y corrieron hacia la manifestación para avisar a los demás compañeros y compañeras, momento que aprovecharon los agresores para huir en dirección al cauce del río Turia. El ataque contó con la “indiferencia” cómplice de la policía, ya que el grupo de agresores cruzó tranquilamente armados por dicho cordón.

Estos hechos no son “peleas de bandas”, ni hechos aislados. Se sitúan en un contexto político claro: bajo la democracia burguesa el fascismo actúa con total impunidad y es permitido, sino reciben el aliento y apoyo, de las utoridades e instituciones. El gobierno y sus aparatos represivos, como fiel sirviente de los intereses de la clase burguesa, reprimen a la juventud más consciente y combativa, a las respuestas organizadas de la clase obrera. Como en el caso de la Huelga General del 29 de septiembre con numerosos represaliados/as y detenidos/as entre los que se encuentran militantes del PCPE con acusaciones de claro montaje policial.

Mientras tanto, las concentraciones fascistas legalmente convocadas son toleradas y potenciadas desde los espacios del poder, en torno al 12 de octubre es el caso más reciente, pero se organizan a diario y se suceden año tras año. En estos días se acaba de aplazar el “juicio” a tres camaradas del PCPE y los CJC en Barcelona, a los que se pide tres años de prisión, criminalizados por participar en una manifestación antifascista de repulsa por el asesinato de Carlos Palomino en 2007.

Por todo ello acusamos directamente a la subdelegación de gobierno de ser cómplices del avance del fascismo al legalizar manifestaciones y no perseguir las numerosas organizaciones fascistas que existen en el País Valencià. Estos hechos políticos demuestran de que lado esta el gobierno de la socialdemocracia en Catalunya o el de la derecha más rancia en el País Valencià

En los últimos años estamos asistiendo a campañas y ataques en toda Europa amparadas y orquestadas por medios de comunicación, partidos burgueses y del sistema que dejan claro la evidente dictadura de clase que sufrimos, la inexistencia de divisón de poderes y la cada vez más evidente carencia de derechos y libertades. El objetivo es la criminalización y persecución, ante la sociedad, de posibles alternativas sociales y políticas al sistema capitalista. Por un lado se interioriza y fomenta entre la sociedad el anticomunismo, el racismo y las actitudes fascistas (existen ya numerosos gobiernos europeos donde partidos fascistas gobiernan o tiene un peso más que importante) y por otro lado se legisla y actúa recortando derechos y libertades con el objetivo de atacar e impedir respuestas de la parte más consciente de la juventud y la clase obrera. Estamos asistiendo a la formalización de las bases jurídicas y materiales que impidan la respuesta de la clase obrera en un futuro.

Es necesario dar una respuesta organizada y política a estas campañas y agresiones. Los CJC y el PCPE entienden que es necesaria la más amplia unidad sincera del antifascismo, articulando un antifascismo de masas alejado del sectarismo y bajo el respeto a las distintas identidades del antifascismo. La articulación de espacios unitarios combativos, salir a la calle a denunciar las agresiones y campañas y coordinar las luchas para actuar contra el marco político anteriormente definido. La unidad y la lucha combativa nos acercan a la victoria.

Por último queremos mostrar nuestra solidaridad y apoyo con los agredidos. Ante las agresiones del fascismo, al igual que con los detenidos en los piquetes informativos y los incidentes desencadenados por la polícia en la Huelga General, los CJC y el PCPE nunca serán indiferentes y siempre buscarán su solidaridad y lucha activa contra el fascismo.

¡Ningúna agresión sin respuesta!

¡Por la unidad antifascista!

¡No pasarán!

CJC del País Valencià.

Comité del País Valencià del PCPE.

Aquesta entrada ha esta publicada en REFLEXIONES. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s