Jovenes revolucionarios

Son jóvenes revolucionarios. Se preocupan, se forman y combaten, por liberar a su pueblo del dominio español y francés y de la explotación de la que es objeto la clase a la que pertenecen.
Berna Gómez Edesa

independencia y socialismo

Jóvenes revolucionarios

Suena la radio-despertador todavía de madrugada. Antes de apagar el molesto aparato escuchas algunas de las palabras, todavía sin poder percibirlas con despertada coherencia, que relata el informador de turno: “Segi”,“serían varias las detenciones”, “Grande Marlasca”, “registros”. No hay que enterarse de más para saber lo que pasa: la máquina represiva española toma una vez más la forma de detención de madrugada con toda su cruel parafernalia, incluida la mediática. Es el sobresalto periódico al que nos tiene sometido el régimen

Enciendes el ordenador y buscas en la red. La redada es esta vez, y una más, contra los jóvenes, contra Segi, dicen. Habrá unas veinte detenciones, ya las está habiendo, y registros. Buscas los nombres. Ya saben de unos cuantos. Lees con especial interés. Sí, te encuentras con algunos nombres de jóvenes que conoces, y conoces también a sus familias, buena gente.

Majos chavales, buena gente.., y más. Porque les he vivido desde hace tiempo, coincidiendo con ellos en la organización de actividades festivas y sociales, en movilizaciones de diverso tipo, en las celebraciones y en las juergas, es por lo que quiero y puedo hacer público mi reconocimiento a su valía. Sí, hago apología de su transparencia, de su vitalidad, de su generosidad en la entrega por causas nobles y justas. Destaco los valores que les definen y mueven: la solidaridad, la militancia por lo colectivo, el trabajo por los demás, por su pueblo; la lucha por la igualdad en todos sus frentes. Son jóvenes revolucionarios en el más clásico concepto político del término. Se preocupan, se forman y combaten por ideales altruistas, por liberar a su pueblo del dominio español y francés y de la explotación de la que es objeto la clase a la que pertenecen. Tienen conciencia de pueblo y de clase, sueñan con un mundo mejor y son coherentes con ello. Son la antítesis de quienes solo piensan en buscar el poder personal, el poder material; antítesis de los trepas, de los corruptos, de los fachas. Son alegres y son combativos. Son, como decía recientemente el reconocido militante abertzale, hoy preso político vasco, Jose Mari Olarra: “savia joven para el viejo roble”.

Y es por eso mismo que el sistema, el régimen vuelca toda su violencia y crueldad contra ellos, de mil formas, esta vez, una más, con su protocolo represivo de detención, registro, incomunicación y, presumiblemente, tortura y cárcel tras pasar por la moderna Inquisición que llaman Audiencia Nacional.

A los demás nos toca, una vez más, sin dar cabidaa la frustración o la rabia incontrolada, acercarnos a sus familias, a sus compañeras y compañeros de amor y de militancia, abrazarles y animarles; acudir a esa casas asaltadas por los horribles uniformados y enmascarados, llenarlas de cariño solidario; a esos locales, escaleras, calles, barrios invadidos por la fuerza y el abuso, a los que devolver la tranquilidad y la dignidad arrebatada en esas interminables horas de ocupación y registro.

Nos toca movilizarnos para desenmascarar a quienes buscan continuar la situación violenta a cualquier precio, políticos, jueces y medios que tiemblan ante el tremendo potencial de cambio que suponen los movimientos políticos que se están dando en nuestro pueblo; nos toca denunciar ante el mundo a esta España obsoleta y represora, insoportable para los vascos. Nos toca, en fin, continuar la senda de compromiso y generosidad de los que los jóvenes revolucionarios abertzales dan ejemplo; cada cual con el granito de arena que pueda aportar en ese maravilloso e ilusionante objetivo de una Euskadi libre e igualitaria en un mundo nuevo de justicia e igualdad.

Y todo ello con una idea a tener en cuenta ahora más que nunca necesaria, expresada por Mario Benedetti en su poesía “Contraofensiva”: “Si a uno le dan palos de ciego, la única respuesta eficaz es dar palos de vidente”.

Berna Gómez Edesa
Dima/Euskal Herria

Aquesta entrada ha esta publicada en REFLEXIONES. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s