Juzgan a cuatro militares por propinar una paliza a un izquierdista homosexual en Donosti

Tomen nota de los hechos:

“Los hechos enjuiciados ocurrieron sobre las 23.00 horas del 13 de enero de 2005 en la calle Urbieta, en pleno centro de San Sebastián, cuando presuntamente los cuatro procesados comenzaron a destrozar el mobiliario urbano mientras proferían gritos contra ETA y contra el plan Ibarretxe.

Los cuatro hombres se acercaron entonces a Mikel Martín, que se encontraba en las proximidades y, tras decirle “tú seguro que apruebas el plan Ibarretxe”, “seguro que eres de los que está de acuerdo con ETA”, comenzaron a propinarle golpes, aunque presuntamente sólo dos de ellos participaron en la paliza.”

Y vean que esos destrozos urbanos + agresión se realizaron con objetivos netamente políticos. En buena lógica habría que aplicar el mismo criterio enjuiciador que por ejemplo a los chavales de la Kale Borroka cuando hacen cosas similares. Sin embargo la cosa queda en:

“Por ello, el fiscal reclama un año y medio de prisión para cada uno de los dos presuntos autores materiales de la agresión y que indemnicen al agredido con 6.000 euros, mientras que para los otros dos militares pide sendas multas de 4.200 euros.”

Pues eso. Nota de Tortuga.


Efe | San Sebastián

Cuatro militares acusados de propinar una paliza a un izquierdista militante de una asociación de homosexuales en San Sebastián serán juzgados hoy en un Juzgado de lo Penal la capital guipuzcoana, ha informado el colectivo EGHAM.

Dos de estos militares están acusados de ser los autores materiales de los golpes, mientras que los otros dos están imputados por no evitar la paliza ni asistir al herido, el miembro del partido político Zutik y del colectivo de homosexuales EGHAM, Mikel Martín, quien sufrió numerosas heridas de las que estuvo convaleciente durante 137 días.

Este juicio fue suspendido el 11 de mayo de 2007, después de que la defensa desvelara en las cuestiones previas de la vista que uno de sus clientes prestó declaración sin ser asistido por un abogado.

Previamente, la defensa de los cuatro militares había intentado alcanzar un acuerdo con el fiscal y las acusaciones para que el juicio no llegara a celebrarse. Sin embargo, la representación de Mikel Martín rechazó esta posibilidad por expreso deseo de la víctima, que quería que la vista tuviera lugar.

Hoy se retomará el juicio después de haber subsanado el error de la fase de instrucción y que obligó a repetir las diligencias a partir de ese momento.

Los hechos enjuiciados ocurrieron sobre las 23.00 horas del 13 de enero de 2005 en la calle Urbieta, en pleno centro de San Sebastián, cuando presuntamente los cuatro procesados comenzaron a destrozar el mobiliario urbano mientras proferían gritos contra ETA y contra el plan Ibarretxe.

Los cuatro hombres se acercaron entonces a Mikel Martín, que se encontraba en las proximidades y, tras decirle “tú seguro que apruebas el plan Ibarretxe”, “seguro que eres de los que está de acuerdo con ETA”, comenzaron a propinarle golpes, aunque presuntamente sólo dos de ellos participaron en la paliza.

La víctima, que perdió el conocimiento como resultado de la agresión, fue trasladada al hospital con diversas heridas, aunque fue dada de alta ese mismo día.

Martín sufrió varios traumatismos en el cráneo y la cara, heridas en el labio superior, policontusiones, el arrancamiento parcial de la cabeza del peroné y una fractura en la rodilla izquierda, entre otras lesiones que tardaron en curar 137 días, de los que 102 estuvo impedido para realizar sus labores habituales.

Por ello, el fiscal reclama un año y medio de prisión para cada uno de los dos presuntos autores materiales de la agresión y que indemnicen al agredido con 6.000 euros, mientras que para los otros dos militares pide sendas multas de 4.200 euros.

La acusación particular, que ejerce Mikel Martín, y la acusación popular, que representa a Zutik y a EGHAM, eleva hasta los tres años de cárcel la petición de pena para los dos primeros y demanda multas de 7.200 euros para los dos restantes, además de reclamar una indemnización de 18.000 euros.

El Mundo

Aquesta entrada ha esta publicada en REFLEXIONES. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s