Parados que huyen del trabajo

La Generalitat de Cataluña ofrece a 7.800 desempleados recoger fruta en Lleida y solo un 21% acepta el puesto

LLUÍS VISA – Lleida – 02/08/2010

 

Los campos de Lleida huelen a fruta. Las previsiones de
cosecha son similares a las de la campaña anterior: 270.000 toneladas de
melocotón y nectarina, 210.000 de manzana y 208.000 de pera. Productos
que tienen que ser recogidos del árbol en el momento justo. Ni muy
verdes ni muy maduros. Para la recolección, los agricultores necesitarán
este año entre 10.000 y 12.000 temporeros. Pese a que, según los datos
publicados el viernes, en Cataluña hay 676.100 desempleados, la mayoría
de las plazas las ocuparán temporeros rumanos o colombianos y el norte
de África.

La Generalitat trató de reclutar a 7.800 parados catalanes con
experiencia agrícola. Solo 1.668 han aceptado acudir a la llamada de los
agricultores. Precisamente, el pasado sábado el ministro de Trabajo
propuso que los parados que rechacen empleos pierdan el derecho al
subsidio. "Si no les interesa nada de los que le ofrece la
Administración, no pueden continuar recibiendo la prestación", dijo
Celestino Corbacho en la cadena TV-3.

La campaña de la fruta este
año vuelve a estar marcada por el desempleo y la crisis. Nadie espera
dificultades para encontrar mano de obra. Las calles y plazas tanto de
la ciudad de Lleida, como de los pueblos próximos con explotaciones y
cooperativas frutícolas, están llenas desde hace semanas de temporeros
de las más variadas procedencias que esperan que alguien les contrate.

Es
el guión de cada año, pero la cruda realidad es que la gran mayoría no
lo conseguirá porque los empresarios cada vez ajustan más la oferta y
acaban contratando solo a los que tienen los papeles en regla. La
Generalitat, en cuyas manos recae por primera vez la inspección de
trabajo en la campaña, ya ha advertido de que mantendrá un férreo
control sobre los contratos.

De todos los temporeros que se
precisarán, unos 5.000 serán trabajadores rumanos que el año pasado ya
consiguieron empleo en España tras el fin de la moratoria laboral
establecida para su país al entrar en la UE. Además, también se
contratarán a unas 700 personas en origen, principalmente de Colombia,
cifra algo inferior a la de 2009.

Esta reducción se debe a que la
Administración quiere primar la contratación de personas en paro con un
perfil de peón. No le está resultando fácil. La Generalitat envió
cartas, a finales de mayo, a 7.803 parados de toda Cataluña
ofreciéndoles la posibilidad de realizar trabajos agrícolas unos meses,
primero en la recogida de la fruta de Lleida y después en otros puntos
de Cataluña. Joan Josep Berbel, director del Servicio de Empleo de
Cataluña (SOC), explica que han contestado afirmativamente 1.668
personas, un 21,4%. La mayoría, inmigrantes en paro de las comarcas de
Lleida. Estas personas son las que entrarán en los procesos de
selección, aunque es difícil prever cuántas acabarán contratadas, ya que
en el último momento muchos aspirantes pueden rechazar la oferta por
diversos motivos.

La leridana María M., de 29 años, es una de las
que sí contestó la carta para trabajar en la campaña, donde ya tiene una
experiencia de más de tres años como manipuladora de fruta.

"En
un principio estoy interesada en trabajar en una cooperativa, ya que
hacerlo en el campo a pleno sol es muy duro y no está bien pagado [5,91
euros la hora], pero con la crisis que hay te agarras a lo que sea",
asegura.

Aquesta entrada ha esta publicada en REFLEXIONES. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s