Euskal Herria: El Gobierno vasco (PSOE-PP) quiere que los escolares participen en los homenajes a víctimas de ETA

Lakua pretende que los escolares participen en los homenajes a víctimas de ETA

El
Gobierno de Lakua quiere que los escolares participen en los actos de
homenaje a las víctimas de ETA tanto realizando celebraciones de
homenaje en los propios centros educativos como colaborando con los
ayuntamientos en la elaboración del denominado «mapa de la memoria».
Estas iniciativas figuran en el primer borrador del plan de
«convivencia democrática y deslegitimación de la violencia» presentado
a los grupos parlamentarios la pasada semana.

Iñaki IRIONDO | GASTEIZ

GARA

El
objetivo de hacer «asumir la centralidad y presencia de las víctimas en
la deslegitimación de la violencia» será llevado hasta las últimas
consecuencias por el Gobierno de Lakua, que pretende que los niños y
las niñas se involucren y participen directamente en los homenajes a
las víctimas de ETA.

Así
se recoge en el «Plan de convivencia democrática y deslegitimación de
la violencia» con el que el Ejecutivo de Patxi López pretende
reformular el «Plan Vasco de Educación para la Paz y los Derechos
Humanos» puesto en marcha por el Gabinete tripartito de Ibarretxe. El
cambio de nombre del propio plan resulta ya enormemente significativo.

El
primer borrador del nuevo proyecto fue entregado la semana pasada por
el consejero de Interior, Rodolfo Ares, a los diferentes grupos
parlamentarios, que tienen hasta el próximo 12 de abril para presentar
sus propuestas.

Por
si en algún momento hubiera alguna duda sobre a qué «víctimas del
terrorismo» se refiere Lakua, en la página 10 del texto se recoge
textualmente que «la orientación básica de la revisión del plan» del
anterior Ejecutivo tiene por prioridad «la deslegitimación de la
violencia terrorista existente en nuestra sociedad, que no es otra que
la que ejerce ETA».

El «mapa de la memoria»

El
Departamento de Interior de Rodolfo Ares anunció en noviembre pasado la
elaboración de un «mapa de la memoria» de las víctimas de ETA, que
según la nota oficial publicada por el Gobierno «reflejará cada lugar
en el que la banda terrorista haya cometido actos violentos».

Y
lo que se pretende ahora es que los centros escolares participen en la
organización de los actos que se realicen en cada municipio y también
en la «celebración de homenajes en los centros educativos».

El
Gobierno de López propone «la implicación de los centros en la
iniciativa». Una de las fórmulas es la «participación en el diseño del
símbolo conmemorativo que el ayuntamiento vaya a colocar». Además, la
Dirección de Víctimas sugerirá a los municipios que «los centros pueden
ayudar en la elección del lugar más adecuado, pueden realizar
propuestas de diseño de la obra y pueden participar en la compresión
del proceso de creación junto al artista». El Departamento de Educación
colaborará con los ayuntamientos y centros que deseen participar en la
iniciativa.

Además,
se propone la celebración de homenajes en las propias escuelas. Según
el plan gubernamental, «esta iniciativa surge de los propios centros y
su entorno». Y se anuncia que «las actividades a realizar son múltiples
y el Departamento apoyará las iniciativas».

El «Día de la Memoria»

Además
del «Plan de convivencia democrática y deslegitimación de la
violencia», el Gobierno de Lakua tiene previsto ins- titucionalizar
también el denominado «Día de la Memoria». Se intenta dotar al
«espacio» del mapa de un «tiempo» que permita que sea «permanente y
duradero». Según la propuesta entregada por el consejero de Interior,
Rodolfo Ares, a los grupos parlamentarios, dicho día se celebraría el
10 de noviembre. La elección de la fecha se justifica en que es una de
las pocas del calendario que «no está marcada por la existencia de un
atentado terrorista con víctimas inocentes asesinadas».

En
los planes gubernamentales se recoge que «la participación activa de la
comunidad educativa en la celebración del Día Institucional de la
Memoria tiene un especial sentido». Se avanza que «un escrito conjunto
de la Dirección de Víctimas y el Departamento de Educación invitará a
esta acción».

Las
intenciones de la Consejería de Interior son que en esa jornada los
niños y niñas no sólo realicen actos en sus respectivos centros
escolares, sino que desea estimular «su participación en las
actividades de distinto signo que pueden desarrollarse en cada
municipio».

El plan anterior, «tímido»

El
«Plan de convivencia democrática y deslegitimación de la violencia»
parte de la consideración de que la iniciativa puesta en marcha por el
Ejecutivo de Ibarretxe era demasiado genérico en la defensa de los
derechos humanos y, por ejemplo, «expresaba con demasiada timidez la
referencia a las víctimas». Por eso, ahora la referencia a éstas
constituye la centralidad en la educación.

En
este contexto resulta especialmente llamativa la estipulación de lo que
es el correcto significado de «la neutralidad de los educadores ante
las opiniones diversas de los alumnos que afectan a la ética». El Plan
de Lakua considera que ésta «es conveniente, incluso necesaria» cuando
las opiniones son sobre derechos humanos en general. «Pero, en cambio,
es inadecuada y supone una claudicación moral cuando esas opiniones o
convicciones contravienen lo que exigen los derechos. Cualquier apoyo
al terrorismo, o cualquier justificación o comprensión, incurre en esta
inadecuación. Es, por tanto, éticamente inadmisible desde los pará-
metros de los deberes universales que se nos imponen. El educador no
debe ser neutral ante ello».

Es
decir, «los profesores deben tomar una posición clara y firme contra la
acción terrorista de ETA, no permitiendo ningún planteamiento
justificador o explicativo, que en la práctica cumplen la misma
función».

Subvenciones

En las subvenciones a las asociaciones de padres se priorizarán las actividades de «reconocimiento de las víctimas».

La ley navarra no acepta ninguna enmienda de NaBai

La
Ley de Víctimas del Terrorismo liderada por PSN y UPN dio ayer un nuevo
paso al aprobarse en comisión el dictamen que será llevado ahora a
Pleno. Nafarroa Bai dio su aval a la toma en consideración inicial
apostando por que en la tramitación se podría retocar el texto para
incluir menciones a otras víctimas diferentes a las de ETA, pero
ninguna de sus enmiendas ha sido aceptada. Por contra, se han
introducido 30 aportaciones de UPN, 3 del PSN (que era el proponente),
8 de CDN y 2 de IUN.

El
texto que será votado y aprobado ahora en el Pleno sólo cita a ETA.
Dice que la Ley prestará «especial atención» a los afectados por sus
atentados, «siempre que dichos actos sean reivindicados o que de una
interpretación armónica de los hechos antecedentes, coetáneos o
posteriores pueda deducirse que los daños se han causado por tal
actividad terrorista». En función de ese criterio, se fija ya que la
primera víctima de ETA fue la niña Begoña Urroz en 1960, aunque el
atentado lo cometió otra organización.

La
Ley introduce importantes ayudas económicas hasta para familiares con
segundo grado de consanguinidad. Y amenaza con retirar subvenciones a
los centros escolares que no difundan los programas impuestos.


Empiezan a surgir actitudes espontáneas de insumisión

El
nuevo currículo educativo para la enseñanza obligatoria en la CAV
introduce el concepto de «empatía hacia las víctimas» y obliga a los
centros escolares a dar a conocer testimonios de personas afectadas por
atentados de ETA. La consejera de Educación, Isabel Celaá, insistió en
que este aspecto es obligatorio para todas las escuelas, aunque precisó
que el modo en que se desarrolle, con la presencia física de las
víctimas o a través de algún otro soporte, es decisión de las escuelas.

A
las pocas horas de que el martes se conociera la aprobación de este
nuevo decreto curricular, comenzaron a surgir ya voces de insumisión
entre algunos padres y madres de escolares. En el informativo nocturno
de Radio Euskadi, Ganbara, las cuatro llamadas de los oyentes se
mostraron contrarias a este punto de los planes gubernamentales.

En
una primera llamada, una mujer afirmaba que «a mí me queda un hijo en
la educación pública con posibilidades de que familiares de víctimas
puedan ir a clase. Mi hijo no va a asistir ese día a clase. Lo tengo
clarísimo. Adoctrinamientos, los justos. Si a mis hijos les he
intentado educar en valores y en respeto, yo no les voy a educar ni en
el odio ni en el revanchismo».

Poco
después de que esa llamada entrara en antena se producía otra en la
que, esta vez un hombre, afirmaba que «estoy de acuerdo con la señora
que ha llamado. Mi hijo tampoco va a ir porque esto no es más que un
movimiento de ficha de PSE y PP para introducir su antivasquismo en las
escuelas. Van a conseguir separar a padres buenos y padres malos, y lo
que hasta ahora era armonía en el patio va a convertirse en rencillas y
odio. Enhorabuena a esos demócratas».

Mientras
en una tercera llamada se proponía que a los niños y niñas se les
enseñara el valor de la justicia, la cuarta oyente volvía a incidir en
que «llamo para decir que no estoy de acuerdo en que vayan esas
víctimas a las escuelas. Tengo una hija en primero de bachiller y a mí
no me interesa que vaya nadie de las víctimas del terrorismo, porque
Edurne Brouard, la hija de Santi Brouard, también es víctima del
terrorismo. ¿Ésta también va a ir a explicar?». En algunas páginas web
podían encontrarse ayer actitudes similares.

Los
planes gubernamentales, por contra, dan mucha importancia a la
presencia directa de las víctimas de ETA en los centros escolares.
«Defender la centralidad de las víctimas en los procesos de educación
para la convivencia democrática implica que éstas se hagan presentes no
indirecta o delegadamente, sino directa y activamente», puede leerse
textualmente en el documento. En opinión de Lakua, hay «razones morales
y pedagógicas» para ello.

Será
la Dirección de Atención a Víctimas del Terrorismo quien «se
responsabilizará de la calidad e idoneidad de los testimonios que se
ofrezcan». Y la Consejería de Interior se encargará, «en colaboración
con el Departamento de Educación», de la «selección, preparación y
formación de las víctimas del terrorismo que vayan a participar en la
prestación de su testimonio en las aulas, tanto a través de medios
audiovisuales, como escritos o en directo». I.I.


Dogmas infantiles

Editorial de GARA

El
primer dogma sobre el que se construye el programa escolar del Gobierno
de Lakua denominado «Plan de convivencia democrática y deslegitimación
de la violencia» se produce al sostener que hasta ahora en las aulas se
legitimaba la violencia política. Es evidente que este tema se ha
tratado en clases de Filosofía, Religión, Historia y Ciencias Sociales
en general, pero no es cierto que fuese introducido malévolamente para
justificar a ETA, sino porque es parte de esas asignaturas, pura
realidad histórica y elemento de discusión ética desde tiempos de la
Grecia Clásica. Y, sobre todo, porque es parte de la realidad de este
pueblo.

Respecto a las opiniones defendidas en esos debates,
éstas se corresponden con las existentes en la sociedad, tanto por
parte del profesorado como del alumnado. El apoyo a ETA en la sociedad
vasca no se circunscribe a un determinado sector social, ni todas las
per- sonas que consideran la violencia en favor de la democracia
legítima apoyan necesariamente a ETA, por lo que el debate en las aulas
sólo tiene el mismo límite que en la calle: su persecución
institucional. Algo que, dicho sea de paso, no ha hecho sino agudizar
la capacidad dialéctica de quienes defienden la lucha armada, con lo
que éstos han tenido que aplicarse más en esos estudios. Tampoco este
debate tiene que ver con quién esté en el Gobierno, sino con la
realidad que vive este pueblo, puesto que esa clase de debates se han
dado, se dan y se darán por igual en todos los territorios de Euskal
Herria, con posturas parecidas, por ejemplo, en Bilbo y en Iruñea. Otro
dogma. Igual que sostener que en realidad no hay conflicto político
alguno y que las de la otra parte no son víctimas… Algo imposible de
sostener cuando miles de vecinos de esos estudiantes han sido
detenidos, torturados y algunos han muerto. Sus hijos e hijas asisten a
esas clases.

En definitiva, el debate de ideas sobre la violencia
política existirá mientras el conflicto político se dé en los
parámetros actuales. También después, pero la solución es resolver el
conflicto, no negarlo con dogmas infantiles.

Aquesta entrada ha esta publicada en REFLEXIONES. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s