LAB y Ahaztuak homenajearán a los muertos por la Policía Armada española en Erandio durante la dictadura fascista

Astrabudua: Sábado 31 de octubre, a las 13.00
horas, en la plaza Jose Murueta. LAB y Ahaztuak convocaan una serie de
actos en recuerdo a dos vecinos de Erandio muertos por la Policía
Armada española

Kaos. Euskal Herria
|
Para Kaos en la Red |
27-10-2009 a las 20:02 | 381 lecturas | 1 comentario
www.kaosenlared.net/noticia/lab-ahaztuak-homenajearan-muertos-policia-armada-espanola-erandio-dura



Desde
principios de los sesenta, Erandio (Bizkaia) padecía una gran
contaminación atmosférica. Muchas personas estaban sufriendo
enfermedades de garganta y del pulmón. Hubo muchas manifestaciones,
pero fue durante este año, 1969, cuando las protestas se van a ir
recrudeciendo, teniendo como episodio más sangriento la protesta del 29
de octubre de ese año en la que fallecerá Josu Murueta y, días más
tarde, Antón Fernández.

El
3 de septiembre de 1969, después de que una densa nube de humo a modo
de espesa niebla y con fuerte olor a amoníaco invadiera Astrabudua y
Altzaga, más de 1.000 personas se concentraron pacíficamente, otra vez,
en la actual plaza del ayuntamiento protestando por la situación que se
estaba viviendo. Muchos de los manifestantes se concentraron
posteriormente en la carretera de la ría, cortando el tráfico, hasta
que la Guardia Civil les disuadió. Aquel día salió el teniente alcalde
franquista prometiendo soluciones y diciendo que se había comunicado
con el Gobernador Civil, para que aclarase responsabilidades con las
empresas que pudieran haber vertido los gases. Las protestas duraron
hasta la noche en la plaza del Ayuntamiento, donde las fuerzas del
orden vigilaban por si se producían altercados.

Al
mes siguiente, concretamente el 6 de octubre, se produjo una nueva
manifestación de los vecinos sobre las diez de la noche. Como solía ser
habitual, más de 2.000 vecinos se manifestaron, a grito de “gases no”,
y cortaron la carretera que va de Bilbao a Getxo, bordeando la ribera
del río Nervión, mediante dos barricadas hechas con troncos, bidones y
otros utensilios. Ese día hubo cuatro heridos, y es que un coche
arremetió contra los vecinos.

La
Guardia Civil se personó para disolver la manifestación y junto con
ellos 50 guardias de la Policía Armada. Se intentó disolver la
manifestación, levantando las barricadas para que los vehículos
pudieran pasar, pero los vecinos se sentaron en la carretera varias
veces para interrumpir el paso de los vehículos. La situación por
momentos se estaba poniendo cada vez más intensa, teniendo que acudir
el teniente alcalde, Dermet, a las once y veinticinco de la noche al
lugar de la manifestación diciendo que las autoridades iban a poner fin
a las manifestaciones y que se estaba hablando con las empresas para
llegar a una solución. Los intentos de apaciguamiento fueron vanos, no
era la primera vez que los vecinos oían que se estaban tomando
soluciones, y las protestas siguieron. Alrededor de la una de la
madrugada, desde las fuerzas del orden se aviso nuevamente que se
disolviera la manifestación, al no hacer caso coches con mangueras
lanzando agua, hicieron que los manifestantes se fueran a las calles
interiores, la actual calle Obieta y Jado, dejando libre la carretera
de ría. Las fuerzas del orden siguieron por las calles. Desde los
balcones hubo algún vecino que les arrojaba diversos objetos mientras
los manifestantes se dispersaban poco a poco.

La
Comisión de Vecinos de Erandio comunicó ese día que la manifestación se
había producido por el silencio de las empresas ante la contaminación y
por el malestar de los vecinos ante la situación cotidiana y al ver que
las peticiones de los vecinos no habían sido atendidas.Durante esos
tiempos fueron constantes las huelgas, protestas y manifestaciones, que
solían consistir en cortar la carretera de la ría, o también el paso de
las vías del tren que había en Erandio, en el que también solían
ponerse barricadas, y solían ser levantadas por muchos vecinos que
salían del tren y las tenían que levantar, muchas veces, a golpes de
porrazo.

Pero la
protesta más recordada fue la huelga que tuvo lugar el 29 de octubre,
la represión policial provocó decenas de heridos y un trágico balance
de dos vecinos fallecidos por las balas franquistas, Josu Murueta y
Antón Fernández.

(*) Fuente: Jorge González, historiador.

Aquesta entrada ha esta publicada en REFLEXIONES. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s